Como Aprender a resolver conflictos

Aprender a resolver conflictos es vital para todos en nuestras ocupadas vidas. Los conflictos son naturales e inevitables, pero no debemos tratar de evitarlos.
Es parte de la naturaleza humana estar en desacuerdo y disputar, y debemos aprender a controlar nuestras emociones.
Las habilidades de resolución de conflictos son necesarias para resolver estos conflictos y fomentar la comprensión mutua
. Aprenda a adoptar una posición neutral para evitar interpretaciones de equidad egoísta. La resolución de conflictos es un arte, no una ciencia.
Identificar la fuente de un conflicto

El primer paso para aprender a resolver conflictos es identificar la fuente del conflicto. Este paso ayudará a usted y a la otra parte a comprender la perspectiva de los demás sobre el conflicto y determinar una solución mutuamente aceptable.

Para hacer esto, debe comprender lo que cada parte cree que tiene la culpa y cuáles son sus objetivos y necesidades.

Debe hacer muchas preguntas para aclarar su perspectiva y descubrir las causas subyacentes del conflicto.

Comprender la fuente del conflicto lo ayudará a llegar a una resolución. Si bien el conflicto a menudo implica diferencias en los valores e intereses, también puede ser el resultado de una situación de falta de comunicación o incomprensión.

En la mayoría de los casos, la fuente de un conflicto no es un resultado directo del evento que lo incitó. Identificar la fuente de un conflicto también es útil para evitarlo en el futuro.

En algunas situaciones, el conflicto es ventajoso para la organización. Puede mejorar la calidad de la toma de decisiones, mejorar la comprensión de una tarea o mejorar el trabajo en equipo.

En otros casos, puede restar valor a la tarea inmediata y desperdiciar recursos en la resolución. Independientemente de su fuente, es importante comprender cómo manejar el conflicto.

Y para hacer eso, debe comprender los diferentes tipos de conflictos que surgen en diferentes lugares de trabajo.

Al aprender a resolver conflictos, el primer paso en el proceso es identificar la fuente del problema. La fuente del problema puede ser un problema individual, un patrón de episodios o una relación de trabajo disfuncional.

Debe hacer una lluvia de ideas sobre varias soluciones posibles para el problema e intentar abordar todas las necesidades de las partes.

Si es posible, identifique a un tercero para mediar el conflicto. Luego, asegúrese de que la otra parte tenga la oportunidad de resolver el problema, pero debe comprender su perspectiva antes de intentar influir en él.

Usando un lenguaje neutral

Al facilitar la resolución de conflictos, debe recordar usar un lenguaje neutral. La respuesta emocional de los demás se refleja en su lenguaje no verbal.

Si bien un empleado difícil puede ser un conflicto con un compañero de trabajo o gerente, nunca debe menospreciar la importancia del problema.

En su lugar, concéntrese en el problema real y no use ataques personales o tono acusatorio. Si la situación es demasiado intensa para que lo maneje, puede solicitar la ayuda de un tercero.

El tercero puede ser un tercero objetivo que pueda mantener el tiempo y guiar la discusión.

Al hablar con alguien, recuerde siempre que tiene sus propias opiniones y valores. Sus desacuerdos no tienen nada que ver con los suyos, y una voz neutral le permitirá ser un buen ejemplo para ellos.

Además, la comunicación no verbal no debe ser agresiva y demostrar que desea resolver el conflicto. De esta manera, puede evitar el potencial de más conflictos.

Es importante recordar que la persona que está molesta contigo tiene derecho a estar molesto.

Negociar una resolución

Ya sea que esté en un entorno grupal o esté resolviendo conflictos con un individuo, debe conocer los conceptos básicos de negociar una resolución.

Si no puede llegar a un acuerdo en un grupo, debe mantenerse en contacto constante con la otra parte para alentarlos a llegar a un acuerdo.

Puede tomar varias rondas de negociaciones antes de que pueda lograr una resolución exitosa, pero al seguir estos consejos básicos, puede tener un gran resultado.

Prepare la situación y formule su estrategia con anticipación. Sea claro sobre sus objetivos. Piense en las diversas tácticas y estrategias para alcanzar una resolución exitosa.

Decide los problemas más importantes con anticipación. Identifique lo que la otra parte está más preocupada.

Luego, decida cómo acercarse a cada uno de ellos. Asegúrese de hacer preguntas y comprender su punto de vista.

Una vez que haya respondido todas las preguntas, prepárese para comenzar las negociaciones.

Utilice la negociación basada en el consenso. Esta técnica se basa en la conciencia mutua de los intereses de la otra parte y busca un alto nivel de colaboración entre todas las partes.

La negociación de consenso también se basa en la buena voluntad, que generalmente se desarrolla a través de la conciliación.

Las negociaciones basadas en el consenso pueden construir fuertes relaciones de trabajo a largo plazo y producir asentamientos más efectivos y exigibles.

ACM puede ayudar a evitar los riesgos y costos de resolver conflictos en un conflicto.

Elija una estrategia relevante para cada caso. Si bien ninguna estrategia es perfecta para todas las situaciones, es esencial comprender los obstáculos específicos involucrados en cada caso.

Dependiendo de las circunstancias, puede haber varias partes con diferencias de poder, una gran cantidad de partes interesadas o un problema menos apremiante.

Los problemas pueden ser altamente entendidos o requieren reformas estructurales profundas. Negociar una resolución y encontrar consentimiento mutuo.

Manejando el estrés

Aprender a manejar el estrés es una habilidad crucial de resolución de conflictos. Esta habilidad se vincula con la inteligencia emocional e implica reconocer cuándo está bajo un alto nivel de estrés y desarrollar estrategias para neutralizarla.

Para evitar esto, debe evitar el despotricar y usar un lenguaje específico y evitar el uso del lenguaje evaluativo.

También debe usar contacto visual para mostrar comprensión y cuidado. Como líder, debe practicar sus habilidades de resolución de conflictos y compartirlas con su equipo.

Ayudará a todos a ser más conscientes y proactivos cuando se resuelvan conflictos.

El primer consejo para resolver conflictos es escuchar con atención. Puede parecer más fácil transmitir sus argumentos cuando se encuentra en una situación acalorada, pero solo empeorará la situación.

Es crucial darle a la otra persona suficiente tiempo para explicar su punto de vista. Al hacer esto, tendrá una mejor comprensión de lo que la otra persona está tratando de decir, y podrá llegar a un compromiso o colaboración que funcione para todos los involucrados.

Después de definir el conflicto, debe averiguar qué contribuyó al problema. A continuación, debe determinar qué puede hacer para mejorarlo.

El siguiente paso es crear un plan de resolución, que podría incluir disculpas, cambios en el comportamiento o escuchar las ideas de los empleados.

Estos pasos son críticos para resolver conflictos. Cuando pueda hacer estas cosas, es mucho más probable que tenga éxito a largo plazo.

Recuerde que una situación de conflicto siempre es incómoda y puede provocar ira. Debe ser honesto sobre el tema para asegurarse de que se resuelva de manera saludable.

Reconozca que está herido o enojado, y luego trate de resolverlo lo antes posible. Recuerde que las situaciones de conflicto provocarán emociones fuertes, y abordar estos sentimientos es crucial para prevenir un argumento.

Es posible que incluso desee considerar contratar a un facilitador externo para ayudarlo a resolver los problemas.

Ponerse en los zapatos de las otras personas

Aprender a resolver conflictos colocándose en los zapatos de otras personas le enseñará a comprender su perspectiva y evitar ser demasiado crítico.

Esta habilidad es clave para la resolución de conflictos, ya que las personas que tienen empatía tienen mucho más probabilidades de encontrar un terreno común, compromiso y colaborado.

Cuando intentes entender la perspectiva de otra persona, podrás encontrar soluciones que satisfagan a ambas partes.

Una forma de practicar la toma de perspectiva es observar a su pareja en el conflicto y hacer preguntas para comprender mejor su punto de vista.

Si bien ponerse en el lugar de otra persona es un proceso difícil, si se hace bien, podrá difundir incluso la situación más acalorada. Recuerde que escuchar la perspectiva de las otras personas es crucial para una comunicación exitosa.

Aprender a resolver un conflicto, es mejor mirar mi enlace aquí. y quedaras encantado del maravilloso curso.

¿Te gusto? comparte con otros:

Leave a Comment